Patrimonio histórico:  Desde  catedrales renacentistas a fortalezas bereberes, pasando por monasterios góticos y anfiteatros romanos. Muchos han sido los pueblos y civilizaciones que han ocupado la provincia de Cáceres a lo largo de la historia, dejando tras su paso numerosos vestigios y yacimientos en los que perderse. En Cáceres se encuentran, incluso, algunas de las pinturas rupestres más antiguas conocidas en la Cueva de Maltravieso. 

Patrimonio cultural:  La  provincia  de Cáceres  cuenta  con  27  fiestas  declaradas  de  Interés  Turístico  Regional.  Los Empalaos, El Chíviri, La Encamisá, Los Negritos de San Blas o  El  Peropalo  son  algunas  de las  citas  ineludibles  que  hacen  aún  más  especial  los  municipios  cacereños.
Fiestas de  Interés  Turístico  Nacional,  como  el  Otoño  Mágico  del  Valle del Ambroz, el Cerezo en Flor del  Valle del Jerte,  Jarramplas  en  Piornal  y  Las  Carantoñas  en  Acehúche  se  convierten  en punto  neurálgico  de  turistas  y  visitantes  amantes  de la  cultura  y  belleza.
Pero  esto no es  todo. Cáceres, capital de la provincia, cuenta con una Fiesta de  Interés  Turístico  Internacional:  su  Semana Santa,  marcada  por la  tradición y el  carácter  medieval que  provoca  que  cada  año  miles  de  visitantes  acudan  a la  llamada  de la fiesta  litúrgica  cacereña,  famosa  en  todo  el  mundo.

Pero  en la  provincia  de  Cáceres no  todo es  tradición,  ya  que es  destino  predilecto  para  quienes  buscan  la  vanguardia  a  través  del  arte  conceptual, en  dos de sus  museos  más  destacados  del  modernismo: el Museo Vostell Malpartida y el Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear, que posiciona a la ciudad de Cáceres en el  mapa  museístico  internacional.